999

Hacia dónde vamos?

25/06/2007



Muchas personas preguntan cuál será su destino tras la muerte del cuerpo físico.

Padecerán indefinidamente tras ser lanzadas al fuego del infierno, como proponen ciertas sectas, debido a los pecados cometidos a lo largo de la vida, o alcanzarán la bienaventuranza eterna por los supuestos méritos adquiridos en una única existencia, como son inducidos a creer?

Por razones obvias, os afirmamos: no es ni una alternativa ni la otra.

La suprema bondad, la excelsa misericordia y las leyes justas emanadas de la divinidad no permitirán que así suceda, pues la ley mayor, que rige el universo, es la ley del amor.

Pero si de verdad quieres conocer lo que te espera, cuando tu cuerpo físico sea sepultado y tu espíritu despierte en las regiones más sutiles de otra dimensión a la que estarás sometido, haz un viaje al interior de ti mismo y busca tu verdadera identidad espiritual.

Quien eres, en qué piensas y como actúas en tu interior, cuando a solas te permites encontrarte con tu verdadero yo, analizando las actitudes y los pensamientos que sólo a ti te pertenecen.

No pienses que encontrarás el cielo o el infierno definitivos como te propusieron, ni el sufrimiento o la gloria eterna, sino una realidad diferente, con momentos de extrema angustia o maravillosa sensación de paz, dependiendo apenas de como dirigiste tu caminata, de cómo utilizaste el libre albedrío concedido para tu propio progreso en un pequeño espacio de tiempo al que llamas vida, y que no significa más que un minuto en tu eternidad.

Así pues, aprovecha los recursos y oportunidades colocados a tu disposición, preparándote un futuro de paz y armonía en la vida que se inicia después de esta vida de lucha y sacrificios que ahora vives.

Que el amor del Padre Amadísimo te auxilie, hoy y siempre.

Amadeu

GESJ – 14/06/2007 – Reunión Pública – Vitória, ES – Brasil




VOLVER A LOS MENSAJES Y DIVULGACIONES
CONTACTO CON NOSOTROS AHORA!
Todos los derechos reservados Extras e Instras | 2017
FBrandão Agência Web