1714

¿Sucederá de verdad?

12/01/2010



¡Escuchad la llamada de la Luz!

Varios avisos os hemos dado acerca de los "momentos finales" pero esta humanidad sigue despreciando la necesidad de cambiar su rumbo, y permanece en las franjas de baja frecuencia.

Ha llegado el momento de hacer sonar las trompetas.

Hermanos míos, la incredulidad y la ausencia de fe en los designios de Dios continúan imperando entre la mayoría de los terráqueos.

Vemos, con pesar, la profunda falta de atención a los asuntos de tenor espiritual que os concitan a la reforma interior.

Es desesperante, el desequilibrio de mentes tan arraigadas en el "tener", y no en "ser" y en lo que "es mío".

Cuantas veces os hemos avisado sobre el "Rescate", sobre los "Tres Días de Oscuridad", sobre el "Exilio", en fin, sobre la "Transición Planetaria", y aún insistís en preguntarnos: ¿"sucederá de verdad"?

¡No va a suceder! ¡Ya está sucediendo!...

¿Queréis más pruebas para atestiguar el estado de óbito de vuestro Planeta?

No caigáis en la ilusión de que las cosas van a mejorar. La medicina es amarga y debéis sorberla con resignación y coraje. Además, no podemos informaros del día y hora del "Grande Momento".

Trabajad, estudiad y perseverad, cada día, en la Siembra Divina.

Seguid viviendo como si hoy fuese el último día de vuestra jornada. Pero prestad atención: no interpretéis estas palabras en el sentido mundano, y sí en el sentido de que sois responsables por vuestros sentimientos, palabras y acciones.

Mis amados hermanos, en breve llegará el momento en el que solos trillaréis días de mucho sufrimiento en todo el Planeta.

Nuestra presencia será cercenada durante un tiempo; corto o largo, no importa. Lo que os debe importar es que debéis confiar en el Padre y en nosotros, pues velaremos por todos. Aunque paire en las mentes la idea de que abandonamos a nuestros hermanos terráqueos, nosotros siempre estaremos presentes.

La carga de energía será más densa que hoy. Durante esos días nos mantendremos alejados, pues nosotros no merecemos recibir la descarga de vibraciones negativas de vuestro Orbe.

Infelizmente, esas vibraciones nocivas fueron producidas y perpetuadas por la mayoría del pueblo terráqueo. Nada es más justo y correcto que este pueblo reciba de vuelta lo que ha producido.

"A cada uno según su merecimiento". Sabias palabras del Maestro Nazareno a las que pocos hermanos dan importancia. Si vivierais según el mandamiento mayor, si amaseis primero a Dios y al prójimo como a vosotros mismos, jamás necesitaríais pasar por tantos sufrimientos.

Solamente el amor, el perdón, la fe y la caridad salvan. No hay otro recurso que no sea este.

¡Salve la Luz!

¡Salve el Maestro Jesús!

Elsim

Hermano Intraterreno de Stelta.

GESH – 21/11/2009 – Vigilia Piedra Azul – Domingos Martins, ES – Brasil




RETORNAR ÀS MENSAGENS E DIVULGAÇÕES SALVAR IMPRIMIR COMPARTILHAR
CONTACTO CON NOSOTROS AHORA!
Todos los derechos reservados Extras e Instras | 2017
FBrandão Agência Web