127

Los Extraterrestres y la Limpieza del Astral de la Tierra

25/12/2000



Queridos hermanos,

Que la Paz de Dios nos envuelva a todos.

En estos "finales de tiempos" las tareas más importantes que existen son las relacionadas con el respeto al reestablecimiento de la Paz y Armonía planetarias.

Son tareas árduas que básicamente pueden ser divididas en dos partes. Una de ellas es el rescate de seres humanos hacia el lado del Cristo. La otra es la restauración de la integridad astral del planeta. Estas tareas, vistas solamente por el lado "hacerlo solo", son imposibles. Por eso, la unión es necesaria. Las tareas son distribuídas y el Amor hace el milagro.

Recibimos ayuda inmensa de los Hermanos Extraterrestres para el reetablecimiento del equilibrio de las fuerzas planetarias originales. Es imprescindible la limpieza astral y vibratoria del planeta. La otra parte, la de lidiar con los seres humanos, esa es tarea nuestra. Estos seres, encarnados y desencarnados, están bajo nuestra responsabilidad.

Para los seres del plano físico (vivos), los mensajes han sido bien claros. Muchos se encuentran ofuscados, pero es elección personal de cada uno, pues sus sentidos están desbloqueados para las "señales de los tiempos".

En cuanto a los desencarnados en situación dolorosa, éstos se encuentran hipnotizados en un estado de semi-muerte (sin vida aparente), y necesitan ser despertados, necesitan de nuestra ayuda. Hay lugar para todos. El Padre jamás dejará de dar abrigo a sus hijos. Por tanto, nuestra tarea es la de recoger a todos aquellos perdidos y desamparados que viven en el mundo espiritual y traerlos hacia el "refugio de la luz". Esta es nuestra tarea. Y es la que marca nuestro trabajo, lo que es nuestra constante preocupación. Cada ser espiritual que entra a esta casa tiene más del 90 % de oportunidad de quedar protegido y renovarse. Cada uno es socorrido y traído hasta aquí de acuerdo con sus ansias profundas de cambio de vida, de renovación espiritual, que nosotros oimos aún cuando no son oidas por nadie más.

Confíen en el trabajo de asistencia a los perdidos en los caminos de la vida; dedíquenles amor, porque esa es la voluntad del Cristo.

 

Akenaton, el 18/11/96
GER, Vitória (ES), Brasil




RETORNAR ÀS MENSAGENS E DIVULGAÇÕES SALVAR IMPRIMIR COMPARTILHAR
CONTACTO CON NOSOTROS AHORA!
Todos los derechos reservados Extras e Instras | 2017
FBrandão Agência Web