2090

Te rescatamos de las tinieblas

11/02/2011



Videncia: Veo a Dª. Margarida en una sala con un ambiente indio, con cortinas de tejidos leves y almohadas de seda.

Ella conversaba con el Maestro Ramatis, que estaba vestido con indumentaria indochina, como lo describe Hercílio Maes.

Capté parte de la conversación:

Desciende a la Tierra en mi nombre y congrega a tu alrededor a mis discípulos que están desperdigados.

Cada uno de ellos tiene un difícil camino a recorrer en el crisol transformador, antes de alcanzar la regeneración. Tu presencia estimulándolos, esclareciéndolos, socorriéndolos en sus aflicciones, amparada por nosotros y el Divino Conductor, dará las condiciones ideales para que florezca en cada corazón el germen del coraje, de la fe y la transformación.

Muchos no conseguirán mantenerse bajo nuestra custodia amorosa, pues hace mucho que intentamos tocar sus corazones; pero, por rebeldía, miedo o pereza, desistirán. No te lamentes, pues cada criatura lleva su propio ritmo, y todos serán alcanzados por las Leyes Mayores del Padre que los llevarán de regreso al camino que, insistentemente vienen abandonando.

Los enemigos a los que te enfrentarás son crueles, pues fuiste un temido "general de las tinieblas"; aquellos a quienes comandaste en crueles guerras contra los hermanos de humanidad, te buscarán llenos de odio y deseos de venganza. Míralos como hermanos enfermos, necesitados de una amarga medicina ofrecida por la Divina Providencia para sacarles el mal que jarrea su corazón.

La espada de Luz que empuñarás en el nombre de la Verdad Suprema, representará para ti la ascensión, y para los enemigos, el remedio potente que curará en definitivo sus almas deformadas, estancando su caída en la más abyecta condición de anormalidad.

Unidos a ti estaremos y muchos otros que junto a ti trillan el camino de regreso a la Casa del Padre.

Te aseguramos protección y orientación, amor y energía sostenedora. Por tu parte, debes esforzarte en auto-perfeccionarte y perseverar en el trabajo.

El "trabajo" representará para ti la liberación de las formas groseras de los Mundos de Expiación y la "obediencia" a las Leyes de Dios, la característica más grande de tu ser.

Te rescatamos de las tinieblas y te guiamos por las sendas tortuosas hacia la ascensión victoriosa en los Planos de la Luz.

Tu Maestro,

Ramatis

Dª. Margarida, arrodillada, dice:

Maestro, me somete sin cuestionarlo al programa redentor que instauraste para mí y suplico que me des fuerzas renovadoras cada día, para que no flaquee.

Me someto a las Leyes de Rectificación para liberarme.

¡Gracias Maestro Ramatis!

¡Gracias Jesús!

Margarida

 

GESH – 04/12/2010 – Vitória, ES – Brasil




RETORNAR ÀS MENSAGENS E DIVULGAÇÕES SALVAR IMPRIMIR COMPARTILHAR
CONTACTO CON NOSOTROS AHORA!
Todos los derechos reservados Extras e Instras | 2017
FBrandão Agência Web