2946

Renovaos en pensamiento, palabras y acciones

23/07/2013



La vida del espíritu reside en el cerebro.

Toda carga de fluidos vitales se adentra en la materia anclándose en el cerebro físico.

Una vez acoplado el conjunto entre el cerebro físico y su contraparte astral, queda constituida la mente.

A través del duplo de este órgano en el plano extra físico, se mantiene el contacto directo del plano astral con el mundo interno de cada criatura encarnada.

Impulsos eléctricos aplicados a través del pase magnético en la mente estimulan el funcionamiento cerebral, despertando recuerdos recientes, pasados o incluso muy antiguos, conforme sea la necesidad o el permiso para el desarrollo del ser.

Así es que, todo lo que habéis vivido desde los tiempos inmemoriales de vuestra condición primaria, se encuentra almacenado en vuestra mente humana.

De ahí surge la posibilidad de sintonía y comunicación que tenéis con todo lo que existe en este Planeta, sea con un ser repleto de vida o con aquel considerado por vosotros sin vida.

P – ¿Pero Hermana, las piedras, el agua, e aire y el fuego no poseen vida? ¿Están vivos o no?

R – En la forma en la que entendéis la vida estaría matizada, alterada de la realidad.

Todo lo que trae la marca del Creador está vivo. Su Presencia está, y esa es la verdadera definición para la vida.

Cuando la "energía divina" que anima todas las cosas circula libre, podéis sentir la Presencia, con todo, sin poder definir la identidad.

De momento, el lado desarrollado de vuestra mente aún no permite alcanzar la comprensión de Dios.

Lo que recibís, aquellos que Lo buscan, son apenas señales pasajeras del preanuncio de un largo camino que necesitáis recorrer hasta Conocerlo.

Antes hay que hacer todo un trabajo de limpieza en vuestra "casa mental", antes de poder habitarla con la Presencia Excelsa del Creador.

Vaciar la mente de suciedad mental, es lo que llamáis trabajo redentor, pues todo esfuerzo emprendido en el sentido de anular en la mente una memoria negativa, fruto de errores pasado, significa una limpieza y preparación para el registro de una memoria positiva.

El trabajo de asistencia espiritual es apenas el inicio del proceso de reajuste con las Leyes que rigen el Universo.

Por la red de nervios que se extiende por todo el cuerpo, bajando por la columna vertebral e irradiándose hasta las extremidades de los miembros superiores e inferiores, se transmiten los impulsos generados o recibidos por la mente, configurándose así la fuerza que mueve al individuo.

No hay complicaciones en la distribución de los fluidos vitales, siempre que el propio ser no bloquee los canales de irrigación con los escombros producidos por las actividades de su mente.

Al dar inicio al proceso de limpieza de la mente o de su redención espiritual, el candidato a la ascensión angélica debe tener en mente que se encuentra en el camino de la transformación profunda de sus mecanismos psíquicos. Y así actuar con dedicación mediante el uso del libre albedrío, en el sentido de escoger los mejores pasos que lo conduzcan a alcanzar su propósito.

No se acuerda de sus acciones pasadas, si bien su karma, en ejecución, le indica mediante el presentimiento, los principales puntos a equilibrar en su alma, debiendo, por lo tanto, caminar en esa dirección.

Toda acción del espíritu que busque activamente progresar, debe renovar de forma sistemática y creciente los mecanismos mentales.

Las situaciones dolorosas almacenadas en la mente, en la matriz cerebral, ya sean las impuestas a otros seres en forma de dolor, o las que os impusieron a vosotros, causan esa mezcla de canales de fluidos que provocan enfermedades, que pueden manifestarse física o mentalmente, según haya sido su origen.

La densa maraña de hilos de fluidos impiden la libre circulación de la carga energética, que llega hasta vosotros, enviada por misericordia divina de manera periódica a vuestra psicoesfera.

La práctica del auto perdón, de la humildad ante uno mismo, puede ayudaros como terapia complementaria al trabajo asistencial que realizáis.

Aplicad en vosotros mismos los consejos enviados al prójimo carente en los trabajos de adoctrinamiento, observando si sois más complacientes y comprensivos consigo mismos que con el prójimo.

En estos momentos, todos los seres vivos reciben fluidos revitalizantes, y los fluidos vitales alcanzan indistintamente a todos en el Planeta, llevándoles las cargas de energía que necesitan para progresar, según el sistema universal de irrigación de los Mundos.

¿Qué vais a hacer con este regalo que estáis recibiendo?

El período de transición planetaria abre las puertas de la renovación, amplía las posibilidades de cambio y redoblan las oportunidades de transformación interior, a través de la irrigación de los canales, por el Amor de Dios.

Absorbed con gratitud y aplicad los revitalizantes, empleándolos en la práctica del bien, en la caridad desinteresada, en el auxilio espontáneo y benevolente, en la asistencia a los enfermos del cuerpo y del alma, y según la Ley del Progreso vuestras mentes estarán renovándose y llevándoos a un nuevo peldaño de existencia.

Toda Fuerza Luz se concentra en la mente humana, conjunto formado por el cerebro material y su contraparte astral, y en ella reside el principio y el fin de todas las cosas.

Aceptad la Voluntad de Dios y renovaos en pensamiento, palabra y actitud que traduzca Su Presencia de Amor entre los hombres.

Joana de Angelis

GESH – 04/05/2013 – Vitória, ES – Brasil




RETORNAR ÀS MENSAGENS E DIVULGAÇÕES SALVAR IMPRIMIR COMPARTILHAR
CONTACTO CON NOSOTROS AHORA!
Todos los derechos reservados Extras e Instras | 2017
FBrandão Agência Web