2963

Pedimos serenidad, fraternidad y trabajo en el nombre de Jesús

20/08/2013



Salve el Padre del Universo.

Salve el Maestro Jesús.

Hermanos, preocupados, observamos el desarrollo de los acontecimientos finales de este Ciclo Planetario; y una vez más, como en el pasado, el hombre ignorante de las Directrices Divinas, se cree el dueño del Mundo, señor del destino de la humanidad.

Juegan con fuerzas y energías que aún no son dominadas ni comprendidas por ellos.

Desde la detonación de la bomba nuclear, que arrasó vidas y ciudades, los "Poderosos de la Tierra" no han tomado conocimiento del poder devastador de la bomba en ambos planos de la vida; y aún hoy no poseen la más mínima noción de lo que esa energía poderosa le causa al Planeta.

Los Dictadores y los Gobernantes de las más poderosas naciones bélicas, con sus mentes ligadas al "poder", creen que disponen de la libertad para manipular vidas, dictar opiniones, acumular bienes y beneficios. No obstante, se olvidan de que cercenada la vida, en un lapso de tiempo la importancia del cargo se deshace y son echadas por tierra todas las maquinaciones, títulos y honores.

Y el alma se verá en el mundo espiritual, mendigando, hambrienta, rechazada por sus "maestros", antiguos verdugos que perpetraron la caída del infeliz, convirtiéndolo en esclavo para servirlos.

En el plano físico, la imagen de grandeza, la fuerza militar de las naciones que sostienen sus cofres a través de la sangre derramada, se alía al "Comando de la Bestia", que como última medida, echa mano de sus altos comandos, ofreciendo su ejército en un esfuerzo conjunto con el poder de la superficie y de las tinieblas, para dominar la Tierra; y en caso de no conseguirlo, destruirla.

Se creen poderosos, aunque sean solamente unos ignorantes de las Leyes de Dios. Piensan que lanzando bombas destructoras, su integridad espiritual estará garantizada. No saben que puede que sean ellos los espíritus licuados que tengan que ser cargados en cubos y baldes. En llagas, serán llevados a un demorado reinicio en el exilio, en tierras lejanas, en Planetas Estériles.

Hermanos: Dios, Cristo y Jesús no quieren eso. No hay determinismo, son las criaturas que engañadas con las posesiones materiales, preocupadas con la perfección del cuerpo, en el esfuerzo del desarrollo del intelecto y la tecnología, no perciben la trama sutil que los envuelve; y cuando perciban que están a las puertas de un desastre nuclear, implorarán, rogarán a Dios para que Él que todo lo ve y sabe, resuelva la situación y los salve de la muerte.

La ayuda está ahí y ni la perciben. Son los Extraterrestres, Intraterrenos y Científicos de la Tierra que trabajan unidos y con dedicación, bajo orientaciones de la Gran Fraternidad Blanca Universal (GFBU). En un esfuerzo conjunto para impedir que el hombre no anticipe los acontecimientos; y si eso no fuera posible, todos ellos, los Amigos de las Estrellas y del Interior de la Tierra están preparados, en caso necesario, para actuar en el momento que sea preciso.

A vosotros os pedimos serenidad, fraternidad y trabajo en el nombre de Cristo.

Estad en la Paz de Dios.

Paulo Nagaí

GESH – 12/04/2013 – Vitória, ES – Brasil

Nota – Paulo Nagaí, científico japonés que resistió algún tiempo tras la explosión de la "bomba atómica de Nagasaki", su ciudad natal. Autor de la obra: Las Campanas de Nagasaki.

Leed nuestro libro: Las bombas de Hiroshima y Nagasaki – Efectos devastadores en el Plano Astral




RETORNAR ÀS MENSAGENS E DIVULGAÇÕES SALVAR IMPRIMIR COMPARTILHAR
CONTACTO CON NOSOTROS AHORA!
Todos los derechos reservados Extras e Instras | 2017
FBrandão Agência Web