2967

La inercia atrofia al Espíritu y el odio corroe el Corazón

22/08/2013



Videncia – Veo un auditorio amplio siendo ocupado por grupos de chicos, chicas y algunos niños.

Todos estaban uniformizados. Los chicos vestían pantalón y camisa azul claro y las chicas, faldas y blusas blancas. El Triángulo y la Cruz bordados en los bolsillos de las camisas y blusas.

En fila y de forma organizada, eran guiados por los profesores y en silencio, ocupaban sus asientos en el auditorio.

Mentalmente pregunté quienes eran aquellos jóvenes. El Instructor me respondió que eran los jóvenes rescatados de las muertes violentas por los traficantes de drogas; y que después de la doctrina eran conducidos a la Ciudad Espiritual Siervos de Jesús para tratamiento. Tras recibir el alta, eran conducidos al auditorio del GESJ.

La hermana Sheila, como una de las "Coordinadoras del Trabajo de Rescate y Recuperación", les dijo algunas palabras.

Aquí va una parte de su discurso:

 

Hermanos, sed bienvenidos en el nombre de la Luz.

Para los que sufren, el remedio es el perdón.

Para aquellos que tienen sus miembros paralizados, amputados o inmovilizados, la fisioterapia del trabajo y la ocupación de la mente será el tratamiento indicado, porque la inercia atrofia el espíritu y el odio corroe el corazón.

Todos son bañados en la Luz Sublime del Amado Médico de los Médicos. El tratamiento en esta Casa una vez terminado, llega el momento de que las criaturas reciban el alta, y recuperados reasuman su vida y progresen.

Se confrontarán a cada instante con las elecciones y situaciones que pautaron en sus vidas, llevándolos a los trágicos caminos que culminaron con el final de su existencia física.

No estarán abandonados al tener el alta, pero en este recinto de Luz, tendrán el libre albedrío para conducirles a la vida. Por lo tanto, las personas tendrán que tomar sus decisiones: paja o trigo, tinieblas o luz. Sus debilidades se confrontarán.

Durante el tratamiento la doctrina que escucharon les hizo entender que aquí no están prisioneros, nada es impuesto ni obligatorio, pero también quedaron claras las normas, las reglas y disciplina de conducta que una Casa Cristiana sigue. Que recuerden lo que se les ha enseñado en las clases: "Así en la Tierra como en el cielo". Y esperamos que así sea, en cualquier lugar donde estén.

Las puertas de la Ciudad Espiritual Siervos de Jesús estarán siempre abiertas para aquellos que deseen entrar o salir, porque ya están equilibrados en el conocimiento de las realidades que los rodean.

Nosotros os invitamos a estar con nosotros en nuestras actividades: socorriendo, amparando y esclareciendo a lo que, como vosotros en el pasado, lloran e imploran amparo, ayuda y cobijo.

Que todos estén en paz y estarán siempre en nuestros corazones.

Que Jesús os acompañe.

Hermana Sheila

GESH – 18/05/2013 – Vitória, ES – Brasil




RETORNAR ÀS MENSAGENS E DIVULGAÇÕES SALVAR IMPRIMIR COMPARTILHAR
CONTACTO CON NOSOTROS AHORA!
Todos los derechos reservados Extras e Instras | 2017
FBrandão Agência Web