3431

El progreso intelectual no dio espacio a la transformación moral

23/06/2015



Hermanos, paz del universo, paz de las estrellas!

Desde tiempos inmemoriales recorremos el espacio astral de la Tierra.

Orientamos a aquellos que llegaron a este lado en estado primitivo, para adaptar sus cuerpos y también a aquellos que despreciaron la oportunidad de aprendizaje en los planetas que habitaron. Tras esta fase, continuamos tutelando y orientando a los que continuaron con las secuencias reencarnatorias, para alcanzar peldaños evolutivos más altos en el orbe.

Sin embargo, notamos que durante esa travesía milenaria, muchos de los que caminaron por los paisajes inhóspitos de la Tierra de otrora, no han conseguido deshacerse de la pesada carga que trajeron del exilio.

Algunos progresaron, es cierto, sin embargo, la capacidad intelectual que ampliaron no dio espacio a la transformación moral, que era el objetivo de las reencarnaciones.

Se embriagaron de poder, se beneficiaron de los cargos, ya fueran de alta escala, dirigiendo a las masas, o de baja escala, oprimiendo a los de menor poder que les acompañaban.

Incluso siendo vuestros amigos de muchas eras, trabajando a vuestro lado en la convivencia cercana, en la familia, en el trabajo o como relaciones, no es posible que atendamos vuestra súplica al pedir que aliviemos las pruebas o que os libremos de ellas, pues sabemos que en caso de intervenir, estaríamos contribuyendo a que continuarais del mismo modo, con pasos errantes.

No es necesario que miréis las estrellas para encontrarnos, para sentirnos a vuestro lado o en vuestro pensamiento, pues en él habitamos, y si no nos escucháis es porque la distancia que nos separa la habéis provocado vosotros con vuestras conductas.

La conquista de la victoria en las pruebas exige esfuerzo comparado al de los atletas. Por lo tanto, miraos en ellos, observad la dedicación, la renuncia y la disciplina, muchas veces autoimpuesta, con la intención de alcanzar un objetivo.

Aplicad esa programación en vuestro espíritu, en vuestro día a día, porque nadie comienza siendo un gran vencedor, eso llega con el esfuerzo personal.

Amigos, hoy somos nosotros los que os alentamos, mañana seremos todos nosotros en conjunto, en la campaña de rescate, surcando el espacio en busca de trabajo donde haya una morada, un planeta, que nos necesite.

Todos vosotros tenéis la eternidad, pero no os acomodéis en ella, para que un día, liberados del atraso en el que obcecadamente insistís en continuar, unidos, podamos luchar por la paz.

Somos almas, amigos terráqueos, avanzad y conquistad vuestra libertad.

Ananda Luz

GESH – 15/05/2015 – Vitória, ES – Brasil




RETORNAR ÀS MENSAGENS E DIVULGAÇÕES SALVAR IMPRIMIR COMPARTILHAR
CONTACTO CON NOSOTROS AHORA!
Todos los derechos reservados Extras e Instras | 2017
FBrandão Agência Web