3568

Izad la bandera del amor y de la paz

23/05/2016



Videncia - Estábamos en una de nuestras vigilias habituales en Piedra Azul, región montañosa del estado de Espíritu Santo, Brasil. Vi una nave espacial estacionar junto a nuestros coches. Decendió un ser muy alto, con una capa revoloteando. No podía ver su silueta. Solamente cuando se aproximó, percibí que era el Maestro Ramatis en la apariencia de Kuthumi.

Luego, él dijo, con autoridad y muy serio: Soy Kuthumi, deseo hablar con vosotros.

Después del mantra de las 15 h. mantra, él transmitió el siguiente mensaje:

¡La paz de Jesús sea con vosotros!

Las religiones en el mundo tienen la función de ligar a la criatura al Creador, desenvolver las virtudes inherentes del alma, preparando al ser humano para subir nuevos grados en su evolución, despertando sentimientos de amor y bondad, uniendo a las criaturas humanas a las otras, disolviendo los odios, las diferencias, los preconceptos.

Sin embargo, a medida que avanza el período destinado a separar la cizaña del trigo de los eventos finales del Apocalipsis, las religiones se convierten en los mayores factores de caída de los seres humanos, inducidos a un mayor grado de equívocos y descensos morales y espirituales, a disensiones, odios, preconceptos,  discriminaciones y violencia desmedida, sentimientos y actitudes que están naciendo en los corazones de los líderes religiosos que conducen a las masas humanas, indiferentes al llamamiento Divino de transformación por el amor, por el perdón y por la paz

Algunas instituciones religiosas en el mundo siembran la discordia, el odio y la violencia. Son las "señales" de los tiempo previstos para las transformaciones planetarias y selección del Juicio Final.

Cada ser humano es invitado a hacer la elección que lo coloca a la derecha o izquierda de Cristo, definiéndose así en rumbo de su alma inmortal. Exilio, destierro, o la renovación en los planos superiores de la Tierra Renovada.

Amadas hijas, venís cumpliendo el papel de transmisores de los mensajes que esclarecen las mentes humanas acerca de las verdades más allá de la materia, las realidades invisibles a los ojos, más presentes intensamente en el corazón de aquellos que vislumbran un mañana de paz.

Todos los acontecimientos planetarios están bajo severa vigilancia de las Huestes de Luz del Cordero Jesús y es, a vuestros ojos materiales y a vuestras limitadas mentes, lo que se presenta es solamente el caos, os decimos que es la Ley del Progreso que actúa fuertemente, en este momento, en el planeta Tierra. Para renovar, hay que transformarse y para transformarse, deberá haber un caos.

Enfrentar con gallardía cada prueba que os llega, pues como habitante de la Tierra, cada uno enfrentará, en el tiempo previsto, sus propias pruebas, necesarias a la concretización de los ideales transformadores.

Lo que diferenciará a cada uno será el quantum de fé que se desenvolvió, no usando las armas de la venganza y del odio, en la misma medida que recibe del prójimo. En el perdón de las ofensas, en el desenvolvimiento de la humildad y del amor, que seréis victoriosos.

¡Oh, humanidad terrena! Desligaos de los bienes temporales, de la materialidad que conduce vuestras vidas y distinguiréis más allá! Extender la mano a los necesitados, enjugar las lágrimas de los que sufren abrir vuestros brazos a los huérfanos, distribuid la moneda de la alegría y de la esperanza, pues sois carentes de buenas acciones que pueden aliviar vuestro sufrimiento.  

¡Cuando exploten las bombas de odio, aquí y allá, responder con esperanza y fe!

La turba violenta invade las ciudades y los enemigos alcanzarán a sus enemigos. La paz fue olvidada y sustituida por la satisfacción de las necesidades inmediatas de cada uno.

Izad la bandera del amor y la paz, de la verdad y de la esperanza, pues todo lo que ocurre es necesario porque así escogisteis en el uso del libre albedrío a lo largo de los milenios en el planeta.

Aquel que desea renovarse, que dé el primer paso en dirección a las Huestes de la Luz, y sentirá vibrar en su íntimo, una fuerza todavía desconocida que lo impulsará a la renovación, auxiliándolo a enfrentar las dificultades, sin debilitarse.

Perdonar, hermanos, perdonar tantas veces cuantas sean necesarias a aquellos que os hagan daño. Aprovechar la última oportunidad de salir de los planetas atrasados, de alcanzar el vuelo libertador que garantiza la permanencia de vuestra alma en una Nueva Tierra.

Hermanos de otras Esferas, de planetas más evolucionados que el vuestro, aquí llegan en el propósito de auxiliaros a vosotros en estos momentos dolorosos; y, de lo simple, brotan manos amigas que aquí florecerán como humanidad, en el interior de este hermoso planeta. Son seres evolucionados que en esta hora extienden sus manos para auxiliaros, abriendo las puertas de sus Ciudades Felices para recibiros, para que puedan hibernar cuando el planeta, en convulsiones, se transforme.

Pero, para ser digno de los Hermanos Superior Hermanos que extienden sus manos amorosas, deberéis vibrar en sintonía con el perdón, con el amor al prójimo, con espíritu de fraternidad.

No adelanta arrodillarse a vosotros y decir "Señor, Señor", si en vuestro pensamiento y en vuestro corazón se encontrasen presos de los bienes materiales, del egoísmo, la maldad, la lujuria, los pecados que bien conocéis.

Deberéis deshaceros de las amarras negras que os prenden a los seres negativos, hermanos de la ignorancia que juzgan tener el poder de dominar a las masas. Pero os afirmamos, hijos, que tenéis los mecanismos necesarios para vuestra libertad de la prisión de la oscuridad y esos mecanismos fueron ofrecidos por Jesús, el Divino gobernante de la Tierra! El que es la Verdad, el Camino y la Vida, os convida a tomar las riendas del propio destino, para salir victoriosos, renovados y transformados bajo Su Protección Divina.

¡Soy Kuthumi, vuestro Maestro! Guio aquellos que un día, a mí llegaron tutelados por Jesús para conducirlos en este planeta de Expiación y Prueba. Sin embargo, sabemos que muchos de aquellos que tutelamos todavía permanecerán atados a mundos inferiores.

Sin embargo, es a vosotros, hermanos, que ya despertasteis, que envío mis palabras esclarecedoras. Os traigo esperanzas y afirmo que ¡estáis en el camino correcto!

Es llegada la hora de trabajar por el propio progreso y por el despertar de las consciencias.

Adelante, hijos amados, pupilos! ¡Es llegada la hora de luchar!

¡Que Dios os bendiga! Jesús os ampare, hoy y siempre.

¡Guarde Jesús!

Maestro Kuthumi

GESH - 04/16/2016 - Vigilia de la piedra azul, ES - Brasil




RETORNAR ÀS MENSAGENS E DIVULGAÇÕES SALVAR IMPRIMIR COMPARTILHAR
CONTACTO CON NOSOTROS AHORA!
Todos los derechos reservados Extras e Instras | 2017
FBrandão Agência Web