3734

Oración de nuestro querido Mentor Juan Bautista

04/01/2018



¡Oh, Maestro Adorado! Sois, para nosotros, el Sol que nunca se apaga. A dondequiera que estemos, sea en los más profundos cráteres de los abismos, o en las luchas reñidas en la superficie de la corteza, Su Luz Fulgurante alimenta nuestros días y nos llama a progresar.

De las irradiaciones amorosas de Vuestro Ser, parte el llamado que nuestras almas confusas insistían en no oír. Sed Complaciente Maestro, con nuestros espíritus todavía infantiles, y concédenos una vez más, la Gracia de Vuestra Presencia, a lo que muchos Os agradecemos.

Humildes, suplicamos que roguéis al Padre, intercediendo por nosotros, para que sepamos aprovechar la magnífica oportunidad de estar nuevamente, en Vuestra Excelsa Presencia para aprender a dominar nuestras imperfecciones y tendencias; y así, reparar el camino torcido de nuestro pasado, por las elecciones sanas del presente.

 Señor, hacednos dignos de recibirla para que se procese en nosotros, la transmutación del ser inferior en aprendiz de ángel.

Sabemos que solamente Tú, Sois el Camino, la Verdad y la Vida. Ven con nosotros, Jesús, en la intimidad de nuestros corazones y todas las cosas nos serán dadas por añadidura.

Y en cuanto a los ciegos, que no Lo quieren ver brillar en los Portales de Amor, para no reconocer Vuestra Presencia Misericordiosa quemar el orgullo prepotente, para que ellos tengan también la oportunidad de cambiar, así como nosotros la tuvimos.

Por todos nosotros, ciegos de uno, o de los dos ojos, sordos y mancos, rogamos bendiciones de bienaventuranza.

 

Juan Bautista

GESH - 04/07/2009 - Vitória, ES - Brasil

  

Nota: Mensaje extraído del libro de Juan Bautista




RETORNAR ÀS MENSAGENS E DIVULGAÇÕES SALVAR IMPRIMIR COMPARTILHAR
CONTACTO CON NOSOTROS AHORA!
Todos los derechos reservados Extras e Instras | 2017
FBrandão Agência Web