3745

Buscar seguir la Ruta de la Luz

19/02/2018



¡Salve, Jesús!

¡Hermanos! Inmaculada, la Luz sigue su camino, encaminando el plano físico en dirección al progreso.

Brasil, la gran nación, la patria del Evangelio, el suelo de la tierra de Promesa, es incomprendido en su progreso, en su programación. Los hombres no entienden estos significados.

Ser tierra del Evangelio no quiere decir convertir a la humanidad a una sola religión, porque las religiones son necesarias para un planeta que reúne a hombres que tienen comprensiones diversas de lo que es Divino. Esta, hermanos, es la gran importancia de las religiones en el planeta Tierra, que agrupan a los hombres en su categoría evolutiva, que unidos prosiguen, siguiendo las leyes traídas por sus líderes espirituales.

Brasil, en la categoría de Patria del Evangelio, abrigará en sus nuevas fronteras los espíritus que comulgarán de las mismas creencias, de la misma unión espiritual. Y será tierra de Promesa porque tendrá un suelo bendecido, fértil, que sostendrá la buena semilla que aquí germinará y permitirá el establecimiento y la comunión de las personas que para acá vinieren.

No fue prometido para esta nación, en el actual momento evolutivo, que se tendría una tierra renovada en medio de la ebullición social en que viven los brasileños, pues si hoy están sufriendo con diversos problemas de orden moral, político, social y religioso, es porque vuestros espíritus escogieron ese momento para que pasaseis por la prueba necesaria que vuestras almas necesitan para evolucionar.

Conviven entre vosotros, humanidad brasileña, los déspotas del pasado, los esclavistas, los corruptores, los corrompidos, los sensuales, los usurpadores de las familias, los dictadores de la justicia, los colonizadores y los nobles que aquí vinieron y mancharon esta tierra de vergüenza y de sangre, en la saña de ganar el oro, las piedras preciosas, las maderas valiosas que este suelo hartamente producía.

Hoy, aquellos que protestan por los actos inescrupulosos de sus dirigentes y gritan por justicia, son los que fueron más injustos en vidas pasadas.

Brasil todavía está en su infancia evolutiva. Su pueblo aún vive en la infancia espiritual, sin tener una dirección armoniosa para seguir, pues aún se escoran en leyes que reflejan la índole de aquellos que las elaboran.

Hay una gran preocupación cuando vemos que las Leyes Espirituales -las enseñanzas del Maestro Jesús- se van desvaneciendo con el tiempo, apagándose de las mentes y de los corazones humanos, fortaleciéndose las normas de los hombres imperfectos.

Es por eso que fue marcado para la Tierra el aparente caos en que vivís, causado por el pasaje de Hercólubus, con su actuación higienizadora. El Orbe no está desgobernado. Brasil no está desgobernado. Todo sigue conforme a la programación Divina. Las Huestes de Luz no interrumpen el curso de los acontecimientos, porque saben que el pueblo que clama por justicia es el mismo que cosecha lo que hartamente ha sido sembrado en el pasado. Aliado a eso, verificamos que la conciencia crística se está apagando y el hombre terreno se vuelve cada vez más primitivo en sus pensamientos y en su actuar, distanciándose de la Fuente de Luz que lo creó.

Por ese conjunto de acontecimientos, decimos a todos:

Hermanos, esforzad en la construcción del hombre nuevo dentro de vosotros.

Antes de encarnar, recibiste, todos vosotros, enseñanzas, orientaciones y alertas de lo que habríais de pasar, de las dificultades que enfrentaríais cuando encarnados. Por eso, todos estáis conscientes, de modo consciente o inconsciente, de que ya fuisteis previamente prevenidos en cuanto a todo lo que estáis sufriendo, de las ebulliciones globales a las dificultades de lo cotidiano, pasando por el encantamiento con la materia y los envolvimientos con los compromisos sociales. Sin embargo, ensordecisteis para las alertas recibidas.

Al dirigir a lo Alto en oraciones, un brillo de recuerdo - que no identificáis el origen - orienta vuestra manera de actuar. Y esta orientación viene como una sugerencia, o rechazo a un determinado comportamiento, o incluso como un cuestionamiento en algunas decisiones a ser tomadas. Todo eso son alertas que vuestras mentes espirituales envían a las mentes materiales, de que ese camino ya se ha recorrido y es hora del cambio. 

No podemos abrir el porvenir a la humanidad, pero podemos, a través de la Luz que el Maestro envía para sustentarnos, hablar a todos vosotros que muy próxima está la concretización de las grandes transformaciones.

Buscad, todos vosotros, sin importar qué religión profesan, seguir la Ruta de la Luz, porque todas las religiones enseñan el Camino de la Luz. Todas fueron enviadas por orden del Padre.

El rescate se dará, independientemente de quien quiera que sea, donde quiera que esté o en que crea, siempre que su mente y su proceder estén en comunión con una moral elevada, con un pensamiento Crístico, viviendo en fraternidad con el prójimo.

Es preocupante lo que vemos, el camino que esa tierra va siguiendo. Es preocupante para nosotros, que amamos a Brasil, ver los senderos, las desviaciones, que el pueblo escoge recorrer. Este pueblo que recibió las Huestes Divinas en su creación, los Seres más iluminados y las Mentes más elevadas, en conjunto con el Maestro Jesús. Todo ese conjunto de esfuerzos fue dirigido a Brasil. Sin embargo, vemos un futuro triste para el pueblo que se aleja del Crucero, porque quiere igualarse a Naciones dichas superiores.

Pueblo brasileño, rescatar dentro de vosotros la fraternidad y la unión, que os ha hecho manso, humilde y solidario.

Que la Luz del Maestro envuelve a todos y nos sostenga en Su corazón.

¡Salve al Maestro de la Luz!

 

Ismael

Guía Espiritual de Brasil

GESH - 15/12/2017 - Vitória, ES – Brasil




RETORNAR ÀS MENSAGENS E DIVULGAÇÕES SALVAR IMPRIMIR COMPARTILHAR
CONTACTO CON NOSOTROS AHORA!
Todos los derechos reservados Extras e Instras | 2017
FBrandão Agência Web