3747

A cada uno según su tiempo

26/02/2018



¡Salve, la Luz!

¡Salve, el Gobernador Jesús!

¡Salve, el Cristo Planetario!

¡Hermanos terrenales, fortaleced la semilla de la esperanza en vuestro porvenir!

La esperanza es lo que impulsa al trabajador a continuar y a no desistir, pues, confiado en la Luz, sigue en el frente, aunque manos negativas busquen interrumpir sus pasos en dirección la convivencia sana con las Huestes de Luz. Él anhela alzar a los páramos celestiales, donde las estrellas iluminan los caminos.

No podéis esperar, mientras viváis en un mundo de dolor y de expiación, que las facilidades y los placeres que son abundantemente ofrecidos, satisfagan los anhelos del alma cautiva en los grilletes de la carne, porque, si así lo entienden, será inevitable que las envolventes ilusiones y los gozos materiales, que embotan las mentes y la voluntad de progresar, vengan a desvanecer vuestros deseos de ventura espiritual.

Quien tiene la emancipación espiritual como conquista para su vida futura, que sepa de antemano que caminaré por valles oscuros, pisará en terrenos pantanosos y peligrosos, enfrentará a seres monstruosos que tentarán impedir sus pasos y guerreará con su más terrible enemigo: su ego, personalidad dominadora que exacerba la vanidad, el orgullo, la pereza, la envidia y otras emociones nocivas que insisten en cultivar en los corazones y mentes.

Sabéis también, hermanos, que muy pocos comprenderán o incluso aceptarán las decisiones que habéis de tomar en la vida que escogisteis, puesto que incomoda e igualmente altera los compromisos sociales y materiales de aquellos que os rodean y no comprende vuestras actitudes.

Por tanto, para vosotros que decidís por buscar conocimiento y progreso espiritual, entiendo que sois solitarios y, por muchas veces, a costa del sacrificio de la felicidad momentánea, os encontraréis en las tinieblas en que el mundo terreno está inserto y, por fin, percibiréis, yendo en el frente, que muchos de aquellos que os aman y que son amados por vosotros, no estarán con vosotros en la línea de llegada, pues cada uno tiene su tiempo de despertar.

Porque incluso el Maestro Iluminado, Jesús, siguió solitario en Su Misión, asumiendo innumerables sacrificios y dolores. Así fue la jornada del Ángel en la Tierra: muchas veces sólo, en lo que predicaba a las multitudes, incomprendido en Sus más elevadas intenciones, sin desmoronarse en ningún momento.

De este modo, terráqueos, que la soledad, las tristezas, las desilusiones, los desamparos y las injusticias no os acompañarán al sobrepasar el lado oscuro del mundo material en el que vivís, pues liberados de las cargas terrenas, la Luz, el amor y la paz os aguardarán, en la certeza de que la semilla de la esperanza germinó y se mantuvo firme, pues aquel que supo cultivarla en sí atravesó las tribulaciones y venció.

¡Paz y Luz!

 

Amadeo

Extraterrestre

GESH - 19/01/2018 - Vitória, ES - Brasil




RETORNAR ÀS MENSAGENS E DIVULGAÇÕES SALVAR IMPRIMIR COMPARTILHAR
CONTACTO CON NOSOTROS AHORA!
Todos los derechos reservados Extras e Instras | 2017
FBrandão Agência Web