3805

Planetas que abrigarán exilados terrestres

05/11/2018



Como de costumbre, nos concentramos y poco después de salir del cuerpo. A mi lado, siento la presencia del extraterrestre Ysh-Wam. A irradiar sobre nosotros, la luz y el brillo del Planeta Patrulla del Comandante Yury. Su poderosa fuerza magnética nos suspende en el aire y volamos en dirección al espacio. Atravesamos la atmósfera terrestre y nos sumergimos en un círculo de energía azulada. Creo que ha sido un "portal" de salida de la Tierra y está ubicado en uno de los polos, creo que el del norte.

El astral cambió completamente después de que pasamos por el círculo azulado. Todo quedó más ligero y suave, el aire más fino, aunque muy oscuro. Sin embargo, veo a lo lejos, viendo varios soles brillando, parpadeando, explotando. Sus movimientos parecen una danza de rara belleza y dan la impresión de que todo está vivo. 

Continuamos viajando por el espacio, ahora más libres, y sin la prisa de antes. El Planeta Patrulla del Com. Yury ya no ejerce más influencia en nuestro movimiento y apenas una tenue luz nos envuelve, bañando nuestros cuerpos. Ysh-Wam me agarra de la mano y me conduce en el viaje. Mentalmente él me informa que vamos a visitar planetas bien distantes de la Tierra. 

Pasamos por Júpiter y Saturno, salimos de nuestra galaxia. La miré de lejos. Parecía leche derramada, llena, llena, salpicada de purpurinas doradas, brillando aquí y allá. Visión simplemente fascinante.

Nuevamente el Planeta Patrulla nos envolvió con aquella misma Fuerza-Luz. Velozmente nos desplazamos a otra galaxia redonda. Al aproximarnos, nos sumergimos de cabeza y entramos en su energía.

Atravesamos el espacio, pasamos por nebulosas, estrellas, planetas, rocas flotantes similares a grandes montañas vagando. Otras parecían icebergs gigantes blancos, flotando sueltos en el aire. 

Este viaje fue difícil de describir para ustedes, porque ni siquiera le imaginé un día. Lo que vi nunca pasó por mi mente, incluso en sueño. 

- Llegamos - dice él.

A mi frente, vi un planeta semejante a la Tierra. Entonces, dije a Ysh-Wam: parece mucho con la Tierra. 

- Entraremos en su atmósfera. Dejarse conducir sin hacer preguntas o cuestionamientos, pues estamos muy lejos de Casa y debemos aprovechar nuestra excursión. Y continuó:

- Los momentos dolorosos por los que pasará la Tierra y su humanidad habrán de marcar profundamente los espíritus que luchan por desvincularse de las pasiones, oscilando entre la verdad y la duda, deseando no creer, pero creyendo. Son criaturas de buena índole que, si permanecieran otro tiempo viviendo en la Tierra, conseguirían, sin mayores sufrimientos, superar los estadios primitivos de la evolución. Para ellos, la Misericordia Divina concederá un planeta semejante denominado Hermano, en el que los Técnicos Siderales prepararán condiciones a aquellas existentes en la Tierra, para que, imbuidos de buenos propósitos, esas personas puedan regenerarse y dar continuidad a la trayectoria de vida establecida por el Alto.

Las condiciones atmosféricas, edáficas (referentes al suelo) e hídricas del planeta propiciarán la construcción de acuerdo con la tecnología vigente hoy en la Tierra. Muchos de los equipos existentes en la actual civilización terrestre, aquí serán reproducidos.

- ¿Paraíso edénico?

- Sí. Se asemeja a la imagen creada del paraíso, pero, nada más es de lo que la naturaleza pura, aún intacta por la furia humana.

También, mentes influenciables perturbadas para aquí serán traídas en cuerpo físico, a fin de no enloquecer, destruyendo por la "fuerza opresora de la violenta transición planetaria" a las células cerebrales del periespíritu. Inconsciente de tratarse de "nuevo planeta", estarán casi todo el tiempo con la nítida impresión de vivir sobre la Tierra.

- Hermano, ¿ellos no podrán volver al círculo vicioso de dominio sobre el planeta?

- No, hija, pues los que vivirán aquí serán seleccionados antes. Son sólo aquellos que ya han extinguirán de su contenido genético espiritual los genes de la violencia, dominación y terror.

Sigamos ahora a otro orbe que también recibirá levas de decaídos o exiliados.

Tomamos nuevamente el rumbo del espacio y entra en un círculo de energía roja ferruginosa. Tuve la impresión de que era el aura incandescente de un astro. En la atmósfera de aquel astro había fuego y calor. Sin embargo, esos elementos no nos alcanzaban, debido a la protección que recibíamos del Planeta Patrulla; además de eso, no viajábamos en cuerpo astral. A continuación, posamos. 

El planeta era seco, árido y bermellón. Allí no existían seres vivos; ni plantas, ni animales, sólo tierra seca, pedregales, arena. Sólo había muchos volcanes y fuego en todas partes.

- Hermano, todo eso aquí recuerda el infierno. ¿De dónde vienen esas imágenes a mi mente? Nunca fui tan católica hasta el punto de tenerlas conmigo tan vivas.

- No fuisteis recientemente, pero en vuestra memoria cósmica comprendéis el significado, según la aprehensión y descripción realizada por mentes encarnadas, las cuales fue dado a conocer y traducir a las criaturas en la Tierra, las innumerables moradas de la Casa del Padre.

Algunos fallaron en sus interpretaciones cambiando la fidelidad de lo que vieron por el interés mezquino, pasando a los hombres la idea de un cielo y un infierno para castigo eterno, originándose el poder de manipulación de las conciencias infantiles y primitivas de los humanos recién decaídos (exiliados) de otros procesos planetarios. 

- ¿Quién vendrá a ese orbe?

- Los sedientos de sangre aplacarán aquí la furia de su perturbación, mientras ver y sentirán quemar los miasmas y formas-pensamientos adheridos a sus mentes insanas (Probablemente serán los vampiros, pues esa categoría de espíritus provoca todo tipo de situación donde haya derrame de sangre, sin contar en los ataques directos a sus víctimas). 

Después de eso, tomamos rumbo al Astro Intruso, o Hercólubus, pues el tiempo urgía. 

Pude verlo como si fuera de la Tierra. 

Había animales semejantes a macacos caminando de pie, peleando entre sí con piedras, pedazos de palo y otras armas rudimentarias. Comencé mentalmente a hacer indagaciones, a lo que Ysh-Wam percibió y pasó a responderlas.

- Ya son esos seres reencarnaciones de las almas violentas que se exterminaron incesantemente, dando salida a la furia enloquecedora de su naturaleza instintiva.

- ¿Son esos seres que, en nuestras batallas, vemos siendo retirados aprisionados en rejas y depositados en Naves Prisiones Espaciales? 

- Sí. Muchos pasan por un período de tratamiento en nuestras naves espaciales, donde sus características genéticas son trabajadas con el propósito de readaptarse en ambiente primitivo en la materia cuando de la próxima encarnación. 

- ¿Ellos retroceden? 

- No. Nada involuciona. Sólo canalizamos la fuerza bruta, violenta, de sus instintos, en modificaciones genéticas que les presentan un fenotipo diferenciado del humano más evolucionado. Sin embargo, no involucionan, dan apenas demostración y salida física de sus instintos animales. Una vez gasta esa energía primitiva, volverá el cuerpo astral a la condición anterior y después de una nueva fase de tratamiento y evaluación, reencarnará nuevamente en tiempo mucho más corto y con apariencia semejante a la actual. 

- ¿Fue eso lo que sucedió con nosotros en la Tierra, cuando fuimos exiliados de nuestro planeta de origen?

- Sí, hija. El proceso es el mismo y por eso hubo en la Tierra razas distintas evolucionando en diferentes puntos de vuestro orbe. 

Quiso hacer más preguntas, pero él dijo: 

- ¡Retornemos! Por hoy es suficiente.

 

Ysh-Wam

GESH – 26/09/2003 – Vitória, ES – Brasil

Nota: Mensaje extraído de la Divulgación 36




RETORNAR ÀS MENSAGENS E DIVULGAÇÕES SALVAR IMPRIMIR COMPARTILHAR
CONTACTO CON NOSOTROS AHORA!
Todos los derechos reservados Extras e Instras | 2017
FBrandão Agência Web