3834

Somos partes de Dios

31/03/2019



¡Que la paz de Jesús esté entre nosotros!

Caminar sobre la Tierra imbuido del deseo de renovación, sin vestir los trajes de la humildad, del desprendimiento de los bienes terrenos, de la abnegación y de la compasión trae mayor resistencia al jornalero de última hora.

No juzguéis, hermanos, que, para alcanzar virtudes divinas, sólo una existencia sea necesaria.

En múltiples encarnaciones, el espíritu desbaste de sí las tormentas de los vicios, del egoísmo, del orgullo, de la vanidad. En múltiples existencias, se prepara para la etapa definitiva, cuando dará entonces el salto definitivo hacia las dimensiones de la Luz.

Son muchas las trampas que el mundo físico prepara para el viajero displicente, muchos tentáculos dinamizados en los “hornos” del plano astral inferior, que juntan el alma en los despeñaderos de las caídas espirituales.

El abrazar el Evangelio de Jesús es el recurso más grande para el alma itinerante subir la escalera que transporta al Mundo Mayor.

Por milenios, la humanidad viene siendo preparada para las tormentas del Apocalipsis, pues los planetas y las humanidades vivencian sus estadios evolutivos. Sin embargo, todos reciben las oportunidades para fortalecer sus almas, antes de enfrentar sus definitivas pruebas.

Cada alma recorre caminos largos o cortos, de acuerdo con su deseo de cambio y de progreso. Sin embargo, todos alcanzarán el centro de Luz de la evolución.

¡La Tierra vive un momento especial! El globo terrestre, como un ser vivo, repleto de fuerza y ​​Luz, vibrante de vida, acelera su rotación para dar el salto evolutivo. Y la humanidad, preparada por milenios para esa hora, igualmente sufre el proceso de la selección del Juicio Final.

Los que están a la derecha de Cristo entrarán junto con el planeta en dimensión de paz. Los que están a la izquierda del Cristo serán transferidos a planetas compatibles con sus vibraciones, aún atrasadas. Todo ese proceso es la ley natural de la evolución de los seres y de los mundos. ¡No sois privilegiados o castigados por el Creador! Apenas vivenciáis el "final de un ciclo planetario de expiación y pruebas".

El caos, el dolor, la guerra, la violencia y la barbarie vividos en la Tierra Apocalíptica son fruto de vuestras elecciones, de vuestras acciones, pensamientos, palabras y emociones contrarios a la Ley del Amor. Por tanto, hermanos amados, tomad las riendas de vuestro destino para vosotros mismos.

¡Jesús es con nosotros, jamás nos abandonó! El se encuentra en vuestra dependencia, adherirse a Su Luz Divina para que seáis impulsados ​​al Planeta Regenerado.

Los impactos negativos de esa hora, las catástrofes que ocurren por todo el orbe, desligando en bandos a las criaturas para alzar el vuelo del ascenso o de la caída, son acontecimientos previstos por los Técnicos Siderales que, junto con Jesús, plasmaron y concretizaron la Tierra, planeta de luchas, de oportunidades de ascensión para espíritus en estadios inferiores de evolución.

Mas es llegada la hora de esos espíritus alcancen nuevos vuelos.

Todas las criaturas poseen Guardianes, Guías y Protectores, que auscultan sus almas y susurran en sus oídos las palabras de consuelo, de esperanza y de amor para sustentarlos en los trámites de dolor. No estáis abandonados ni sujetos a ira Divina.

Dios está en nosotros y nosotros somos parte de Él.

Renovar vuestras fuerzas, coraje y fe, para superar las pruebas y alcanzar la dimensión del Amor.

Soy Agustín, vuestro hermano.

Que la Luz Divina os sostenga, ampare y conduzca a la transformación.

¡Salve, Jesús!

San Agustín

GESH – 02/03/2019 – Vigília Jacaraipe – Serra, ES – Brasil




RETORNAR ÀS MENSAGENS E DIVULGAÇÕES SALVAR IMPRIMIR COMPARTILHAR
CONTACTO CON NOSOTROS AHORA!
Todos los derechos reservados Extras e Instras | 2017
FBrandão Agência Web