3925

¡El Evangelio de Jesús es el camino!

07/05/2020



¡La paz de Cristo!

La Tierra vive hoy una batalla espiritual y ella repercute en el plano físico, ya que las afinidades y simbiosis existentes entre los desviados de la Luz en el plano astral encuentran correspondencias en la materia.

Esta es la situación de un planeta donde la Transición Planetaria, sirve como divisoria de aguas entre las Tinieblas y la Luz.

También muestra la quiebra moral de los dirigentes espirituales, encargados de la tarea liberadora de conducir a las masas encarnadas a etapas morales más elevadas e inculcar, en los espíritus atrasados ​​del planeta, un comportamiento más cristiano. Sin embargo, vemos que la ambición, la vanidad y la sed de poder aún resuenan en sus almas, provocando atrocidades en templos religiosos, casas de oración, iglesias, cofradías, ya que todavía son hombres imperfectos, en busca de la perfección en el trabajo terrenal.

Lo que los hermanos deben tratar de entender es que la decadencia espiritual de la humanidad no fue propiciada por fallas en el Evangelio, que en Su misión redentora, con las enseñanzas morales que fueron traídas a la humanidad por Avatares, Devas, Maestros y Profetas, y por el Amado Jesús, fue entendido y absorbido por diversas criaturas de este planeta de dolor y sufrimiento, que consiguieron alcanzar, así, la Luz.

La culpa está en los seres humanos con sus debilidades que, no poseyendo una voluntad férrea para rechazar las influencias maliciosas de las inteligencias de las sombras, dado que todavía albergan, en sus corazones, emociones dañinas que no sublimaron, como la lujuria, la ambición por el poder, la furia, envidia, celos. De ese modo, serán albergados en mundos compatibles con su índole.

Independientemente de la designación religiosa, el ser que en su rutina diaria se compromete con una actitud cristiana hacia su prójimo, mantiene, en su comportamiento, el respeto a las leyes espirituales y humanas, puliéndose hacia una moral evangelizadora y respetando la casa del espíritu - su cuerpo – podrá, por él, “orando y vigilando” de liberarse de este mundo de dolores y pruebas.  Aquel, entre tanto, que se reviste de importancia religiosa, pero que, en su corazón, la oscuridad habita su alma, sentirá el llanto y el crujir de dientes, y verá que el más humilde servidor es el más grande en la Luz, y que el más grande entre los hombres es el menor a los ojos espirituales.

Entonces, independientemente del credo que profesáis, o de la función religiosa que realizáis, amar siempre a Dios por encima de todas las cosas y amar al prójimo como a vosotros mismos. Esta todavía es la ruta más segura a recorrer para el alma que desea emanciparse espiritualmente.

Que el Maestro Jesús y Su Evangelio continúen siendo los mejores ejemplos a ser seguidos por ustedes, en vuestras vidas.

Pedro

El Apóstol

GESH – 30/07/2019 – Vitoria, ES – Brasil




RETORNAR ÀS MENSAGENS E DIVULGAÇÕES SALVAR IMPRIMIR COMPARTILHAR
CONTACTO CON NOSOTROS AHORA!
Todos los derechos reservados Extras e Instras | 2017
FBrandão Agência Web