3927

Cielo e Infierno

17/05/2020



¡Que la paz de Jesús sea con vosotros!

¡Hermanos!

En el inicio, los hombres terrenales precisaban de algo que les diera la certeza de que los errores serían castigados y los aciertos los llevarían a lugares que los acogerían, como elegidos frente a su sacrificio y disposición para el bien.

Era la fase infantil de la humanidad, que necesitaba de marcos mentales para disciplinarlos. Sin embargo, las eras fueron avanzando, los hombres han perfeccionado sus intelectos y la relación entre el hombre y la divinidad fue madurando.

Llegamos al "final de los tiempos", y todavía percibimos que gran parte de los hombres se mantienen en la dependencia de un Dios que les quite su responsabilidad del caos que en la Tierra se encuentra, motivado por sus acciones inferiores. En ese momento, se observa la quiebra de las instituciones religiosas, que prometen "el cielo" para sus seguidores, y el "infierno" para los que no profesan su fe, creando así la imperfección de la Creación, donde unos poseen la disposición para el bien, surgiendo la casta de los elegidos, y otros, la naturalidad para el mal, los excluidos de los cultos, diciendo que "Dios así lo quiere".

Dios es colocado en la posición de Juez que, arroja a los hombres al fuego eterno del infierno, o los premia, llevándolos al cielo de la pereza, de la ociosidad y de la falta de preocupación en progresar, que interrumpe el avance en el camino de la evolución espiritual.

Con toda esta falsa ilusión de "cielo e infierno", las consecuencias son las más tristes posibles, ya que recibimos a nuestros hermanos que ingresan en la atmósfera astralina en un estado de espanto, aterrorizados, estáticos, indignados con Dios y sus "representantes" en la Tierra, o por no haber sido informados de que el cielo es una ilusión, como les hicieron creer, o entender, corren a acusar a su líder religioso la satisfacción del infierno que les fue amenazado como forma de castigo.

Aconsejamos que asumáis, lo más rápido posible, vuestra responsabilidad ante la vida, no dejando a cargo de hombres tan imperfectos como ustedes mismos, la ventura espiritual que aguardáis, retirando el velo de la inocencia conveniente y entendiendo que pensamientos, acciones y palabras son el principio del cielo o del infierno en lo íntimo de la consciencia, donde todo se construye o destruye todos los días, en el transcurso de la vida terrena, dependiendo únicamente de ustedes, escoger qué camino seguir.

El esfuerzo humano por evolucionar es intransferible e individual, porque la búsqueda de la verdad, libre de dogmas y prejuicios, es que, poco a poco, va expandiendo la mente y, en esta conquista, va modificando la forma de actuar en su vida. Allí, percibe el hombre que cielo e infierno son solo estados del alma que se eleva o que decae, en el camino de los tiempos.

Por tanto, hermanos, ustedes son los mayores responsables para colocarse en el nivel que queréis situaros, hoy y mañana. Todo contribuye para que podáis progresar o estancarse en el camino, pero sabed que, día más, día menos, será inevitable encontraros la Luz en vuestras vidas, porque llegará la hora en que, cansados del sedentarismo y de la parálisis, lanzaréis el grito de ayuda en pedido sincero de amparo y de ayuda, implorando trabajo y limpiando de la túnica que les pesa en los hombros cargados por los errores de los siglos.

Y es así que, en el horizonte de la vida, surgirá el tan difundido "cielo" que escogiste habitar.

¡La paz de la Luz!

 

Hermano José

GESJ - 24/09/2019 - Vitoria, ES – Brasi




RETORNAR ÀS MENSAGENS E DIVULGAÇÕES SALVAR IMPRIMIR COMPARTILHAR
CONTACTO CON NOSOTROS AHORA!
Todos los derechos reservados Extras e Instras | 2017
FBrandão Agência Web