3933

Sentís el eco del sufrimento

26/07/2020



¡Discípulas amadas!

¡La Paz y el Amor vibren en ustedes!

Hijas, discípulas, ¡ya han experimentado este momento en otras existencias!

Cuanto más se aproximan las pruebas colectivas, más intensos son los sufrimientos.

¡Lo que sentís en vuestros corazones sensibles es el eco del sufrimiento de la humanidad!

Vuestros corazones, repletos de compasión ante los sufrimientos a vuestro alrededor, distanciándose del objetivo del alma, mientras los pensamientos son ocupados en busca de respuestas inmediatas que vengan a reducir los sufrimientos de los hermanos de humanidad.

Buscáis caminos que, para ustedes, parecen seguros, y que llevan la cura de los cuerpos físicos enfermos, reducción de la penuria de la multitud hambrienta, eliminación de la corrupción y de los desvíos de la moral humana.

¡Hijas! con la autoridad a mí conferida por el Padre, os digo: ¡No hay cura para los males que os afligen, que no sea el Evangelio de Cristo!

¡Mira la multitud a vuestro alrededor!

¿Acaso los corazones son suaves y pacíficos?

¿Los gobernantes planetarios se movilizan por la paz y la fraternidad entre sus iguales y con pueblos distantes?

¿Hay perdón y amor?

No os engañéis sobre el cambio del comportamiento del ser humano en este instante de pánico y sufrimiento colectivo.

Pasado el dolor, las posturas primitivas de egoísmo, orgullo, vanidad, prepotencia y maldad serán reestablecidas en aquellos que, por un momento, ocultaron en sus almas, aquello que son, porque existe una camada de la sociedad que, ni ante los dolores de los hermanos a su alrededor, consiguen humanizarse!

Hijas, estamos con ustedes en todos los instantes durante la tormenta, que está en su inicio. ¿No sentís mi presencia amistosa?

¡No luches en luchas íntimas por esta o aquella verdad ilusoria!

¡La Verdad Universal está con Cristo!

¡Fuera de Él, solo hay oscuridad y dolor!

Trabajar en esta hora como si fuera la última, ya que, en breve tiempo, ya no podréis hacerlo apropiadamente.

Vuestras almas ya despuntan el suave matiz de los victoriosos, pero, hay un largo camino por delante, lodoso y repleto de trampas.

¡No os detengáis ante las luchas necesarias para vuestra liberación!

¡Hijas amadas, discípulos amados!

¡Os hablo a vuestros corazones!

¡No os dejéis dominar por los virus del miedo, de la pereza, del egoísmo!

¡Vivéis momento grave y, para ustedes mantenerse firmes en el trabajo, deberéis tener FE y AMOR en vuestros corazones!

Paz y amor.

Vuestro Maestro,

 

Ramatis

GESH - 23/05/2020 - Vitoria, ES - Brasil




RETORNAR ÀS MENSAGENS E DIVULGAÇÕES SALVAR IMPRIMIR COMPARTILHAR
CONTACTO CON NOSOTROS AHORA!
Todos los derechos reservados Extras e Instras | 2017
FBrandão Agência Web