873

Reunión De esta Familia Espiritual

05/11/2006



Saludos fraternos os enviamos!

Manos amigas comparten con vosotros la bendita oportunidad de trabajar. El Amado Maestro se expresa en júbilo y alegría por el trabajo que venimos realizando en nombre de Cristo, en favor de la humanidad terrena. Nos ofrece también la oportunidad del encuentro amistoso en el que podemos intercambiar impresiones fraternales, ya que en vida no tuvimos la oportunidad de hacerlo personalmente.

M – Quién está hablando?

H – Aquel que en la Tierra tuvo la honra y la alegría de servir al Maestro Ramatis, materializando sus pensamientos, sus ideas redentoras en la forma de obras esclarecedoras, educativas y elevadas.

Soy vuestro hermano, Hercílio Maes.

M – Hermano. Es verdad que no tuvimos la oportunidad de encontrarnos, como ocurrió con nuestra querida hermana América Paoliello Marques. Tampoco pude encontrarme con el hermano Chico; pero ahora ha llegado nuestro turno.

Esta es vuestra casa, y los corazones son amigos y hospitalarios. Todos los del GESJ te reverencian y te tienen en alta consideración, gracias al esfuerzo, coraje y amor que dedicaste a la causa, escribiendo obras como La Vida en el Planeta Marte, o Los Discos Voladores, entre otras.

Siempre serás bienvenido a nuestro Grupo.

H – A pesar de no habernos conocido, nos hemos convertido en viejos amigos, me atrevo a afirmar por la afinidad de ideales que mueven nuestros pasos, que nos motivan en el trabajo y que alimentan nuestros espíritus de vida. Luchamos por una causa única: por el amor entre los hombres, por la redención de las criaturas estancadas desde hace milenios en la ignorancia, en el error, en el desinterés. Al despertar percibimos que solamente la entrega sincera y profunda es capaz de colocar nuestra alma al entero servicio del Cristo Amado. Él que todo merece, y nosotros que tan poco podemos ofrecer, y lo hacemos con mucho esfuerzo. Pequeña es la parcela de contribución que podemos ofrecer en la construcción del Reino de Dios en la Tierra.

M – Eso es lo que siempre decimos, que recibimos mucho por lo poco que damos. Nos queda la alegría de saber que este poquito que damos lo hacemos de corazón, buena voluntad, conscientes de lo que estamos haciendo.

H – El Maestro Ramatis nos envía vibraciones de plena felicidad al ver a sus pupilos amados trillando con firmeza el camino hacia la da Luz, a pesar de todas las dificultades, sin desviarse un solo milímetro de la ruta bendita trazada por el Más Alto.

 

Grande es la alegría cuando vemos como grupos de hermanos y amigos espirituales permanecen incólumes, siguiendo lo planeado, enfrentándose con gallardía a las adversidades del mundo físico, especialmente en estos tiempos de transición en los que las energías turbulentas, como un vendaval, barren la superficie de la Tierra, desequilibrando a los más débiles, perturbando a los indecisos y desviando a los que resisten.

Aquél que se encuentre sintonizado con el Maestro Ramatis, discípulo que se reconoce como tal, en cuyo interior guarda la alegría y el entendimiento de ser su discípulo, será entonces renovado en sus fuerzas y energías, para que todo lo pueda soportar, con la condición de que renueve íntimamente, a cada instante, los votos de fidelidad, amor y entrega al trabajo.

Muchos somos los trabajadores de la Senda de Cristo conducidos por la mano amiga del Maestro Ramatis.

M – En respuesta a una de nuestras preguntas, sobre una compañera con la mente en desarmonía, nos respondió:

H – La hermana, portadora de mente en desequilibrio, introdujo la negatividad, permitiendo el acceso de seres infelices, imprudentes, hermanos nuestros comprometidos de cierta forma con esta Casa y con este Grupo Espiritual. La entrada no fue de forma alguna negligencia del "aparato de protección de vuestra Casa Espírita", sino que fue un recurso salvacionista educativo y de progreso en atención a la Ley Mayor, lo que permitió, permite y permitirá hasta que se concluya el episodio, con el avance de los comprometidos o la caída de los despreparados, pues las lecciones enviadas son destinadas a preparar a los discípulos porque la prueba siempre llegará. Cuanto mayores y más elevadas sean las lecciones que os llegan, más duras y ásperas serán las pruebas que vendrán, cuanto más cerca del fuego, mejor preparados estaréis para enfrentarlo. La vida espiritual es dinamismo puro y no olvidéis que las enseñanzas y luces que os llegan, representan pasos en dirección a la elevación y al progreso, que más tarde o más temprano, deberá ser probado. Para que el caminante continúe su camino, es necesario establecer y definir sus condiciones para ello; de ahí la entrada de las fuerzas negativas, atraídas por la mente negativa.

Pero la perturbación avanza rápida y silenciosamente, provocando peligrosas e importantes dudas en las mentes, como prueba del conocimiento adquirido. Esos momentos necesitan ser vistos como momentos de prueba, utilizados como recursos de evaluación en la escuela, en donde el estudiante es examinado acerca de los conocimientos recibidos por los profesores; está en la Ley, no es un capricho nuestro. Todo conocimiento recibido, no llega por casualidad, sino que está destinado a la elevación del alma, y esta, a cada paso, necesita estar cada vez más consciente de que el conocimiento recibido se destina a su transformación moral y actuación definitiva en el Reino de la Luz.

Ningún conocimiento llega en vano, por casualidad o para simple apreciación de unos pocos; su objetivo es impulsar el progreso de toda una humanidad. Pero, para tanto, precisa del concurso fraterno de cada criatura, acogiendo las informaciones y lecciones elevadísimas, transformándolas en acciones, removiendo piedras dentro de sí, limpiando, higienizando la propia intimidad, los pensamientos, palabras y acciones. Deja de ser el hombre viejo y pasa a traducir el hombre nuevo, aprendiz aún, pero renovado en sus condiciones espirituales, mentales y emotivas.

Reconocer tales mudanzas es tarea difícil para las pequeñas criaturas que inician la jornada de progreso, sin embargo, Hermanos mayores que ya están adelantados, pueden y deben retornar a las lecciones aprendidas, y amorosamente indicar el camino a aquellos que vienen detrás, compartiendo lo aprendido, elucidando a las mentes inmaduras y alertando para que se armonicen con las Leyes del Universo.

En el Universo todo es dinamismo y trabajo, todo tiene un propósito. La vida no para y el estancamiento representa la negatividad instaurada en el proceso. Observad la propia naturaleza y veréis confirmado lo que os digo. Así es en la naturalaza y en las personas, pues todo es expresión del mismo del mismo Creador cuyo Soplo anima la vida en todos los Universos.

La vida pulsa hacia el progreso, en dirección a la Luz, y es hacia allí que caminamos también nosotros, criaturas felices reunidas por el amor del Maestro Ramatis. Pero ha llegado el momento en que cada uno de nosotros tiene que ampliar la llamada para la "reunión de esta familia espiritual", convocando a otros hermanos y amigos afines para despertarles, orientarles y encaminarles, para llegar hasta su corazón y su mente, como recuerdo activo. Y de qué forma lo haremos? A través de las Divulgaciones y de las Obras que se envían, pues tocan a la vez el espíritu humano en el sentido de elevarle la vibración hasta la franja del amor fraternal, así como también se destina a despertar y atraer a hermanos nuestros, discípulos del Mestro, para la reunión de su "familia espiritual" y ser nosotros también, instrumentos de este trabajo. Que sepamos acoger a los que todavía están atrasados y tengamos la firmeza de indicarles el camino, respetando la libertad que cada uno tiene para seguirlo o no.

Que las Fuerzas del Universo nos envuelvan, impulsando el trabajo en favor de la humanidad; que las "Obras" que hoy os llegan, puedan tocar los corazones de las criaturas, despertando en ellos lo que tengan de mejor. Que cada humano se renueve en su humanidad, y perciba que a su lado, el prójimo, su hermano, necesita su amparo y cuidado tanto cuanto si mismo.

Así es la Voluntad Mayor y así será.

Salve la Fuerza del Amor.

M – Gracias Hermano por los esclarecimientos.

H – Alegría inmensa es encontrar en la Tierra espíritus corajinosos, deseosos de cumplir la Ley, a diferencia de aquellos que habiendo convivido con nosotros, poco comprendieron las "lecciones mayores". Alegría que sería aún mayor si aquellos también hubiesen continuado con el trabajo, pues mucho más dejé en la Tierra que no fue ofrecido al público.

Pero no nos cabe juzgar, tan sólo la alegría inmensa de estar con vosotros en este pequeño Grupo Espiritual.

Que el padre, en Su Infinita Bondad y Misericordia nos ilumine siempre con la Luz del entendimiento, a base del trabajo y la voluntad de progreso.

Salve la Fuerza del Amor.

Hercílio Maes

GESH – 30/06/2006 – Psicofonía – Vitória, ES – Brasil




RETORNAR ÀS MENSAGENS E DIVULGAÇÕES SALVAR IMPRIMIR COMPARTILHAR
CONTACTO CON NOSOTROS AHORA!
Todos los derechos reservados Extras e Instras | 2017
FBrandão Agência Web