133

No habría Dolor…

05/02/2001

      A+ A-


Proyecto Tierra! Misión Tierra! Es la unión de esfuerzos para ayudar a que esta humanidad evolucione. Unión de seres intergalácticos (de la cual el hermano forma parte) que, abnegados, amorosos y desprendidos de la ilusión material y presentes en este orbe, están colaborando para la edificación e instalación de un Nuevo Gobierno, de una Nueva Era.

Si los habitantes de la Tierra hubieran asimilado las lecciones enseñadas por Su Maestro Mayor, no sería necesario tanto dolor y tal movilización universal. Sus propios habitantes serían capaces de organziarse y, dentro del Plan Divino, pasarían de la tercera hacia la cuarta dimensión en Paz y con alegría. Podrían asistir en este momento mágico y bello a un satélite artificial especialmente preparado para acogerlos durante este período. Verían a la Tierra envuelta por la Llama Purificadora; la verían en el momento exacto de la ascensión y participarían de aquellos momentos ayudándola con sus efluvios amorosos. Y cuando todo hubiera terminado, retornarían felices hacia Casa y la reconstruirían dentro de los moldes y arquitecturas superiores. Trabajando dentro de las Leyes Divinas.

No habría dolor, no habría lágrimas, ni rechinar de dientes, ni sangre, ni violencia. Su astral inferior ya estaría limpio por la acción caritativa de los millares y millares de corazones que ayudarían en la evangelización de estos seres envueltos por las redes de la ilusión. Con paciencia y amor, ellos despertarían y serían algunos millares de seres más sumados al Amor por esta Tierra. Si la vibración de sus habitantes hubiera alcanzado un nivel muy por arriba del que hoy tienen, los seres atrazados y arraigados al dolor, a la violencia, a la subyugación, a la sangre y al poder, no estarían aquí para influirles. Pues las vibraciones de amor emitidas impedirían que esos seres negativos se establecieran y permanecieran aquí.

Si los habitantes de la Tierra hubieran seguido el ejemplo Divino, y hubieran amado a sus hermanos como a sí mismos no habría entonces divisiones, guerras, ni pobreza, dolencias y soledad.

La Misión Tierra fue organizada porque no había más esperanza de un despertar total de las masas poblacionales; evitando la desintegración de un planeta, aún tan nuevo, por la acción irrespetuosa e irresponsable de algunos de sus habitantes.

Para atar las manos de los que provocan las Guerras son necesarias las manos de los que viven plenamente en Paz, pues poseen la fuerza capaz de impedir la destrucción total.

Para atar las manos de los que practican el separativismo y de los que viven en el egoísmo y disfrutan del poder, son necesarias las manos de los que viven en la Universalidad de los Pueblos.

Para atar las manos de los que crean charcos de sangre y violencia, son necesarias las manos de aquellos que son puros de corazón y viven en sí mismos el Amor y la Luz. Y así, pueden detener el poderío y la diseminación de las influencias tenebrosas.

La Tierra ascenderá, y con ella ascenderán sólo los que vibren en la Luz, en el Amor y en la Paz del Cristo Jesús.

 

Antak, el 17/11/00
GESH, Jacaraípe, Serra (ES), Brasil




VOLVER A LOS MENSAJES Y DIVULGACIONES
CONTACTO CON NOSOTROS AHORA!
Todos los derechos reservados Extras e Instras | 2017
FBrandão Agência Web