3946

Jesús es la Luz que nos ampara

20/10/2020

      A+ A-


Hermanos de la Luz, ¡que la paz sea con ustedes!

A pesar del recrudecimiento de las acciones antifraternas, con las guerras, el odio y la violencia tornándose cada vez más comunes entre los pueblos terrenos, a pesar de los comportamientos animalizados vienen a relucir en las convivencias sociales; nosotros, que trabajamos en nombre de la Luz, no abandonamos ni nos apartamos de los hijos de Dios Padre, que sufriendo los estertores de los días de dolores y expiaciones, sienten en sus cuerpos y, más violentamente, en sus mentes, los ataques de las sombras, que en sus últimos intentos infructíferos de derrotar a la Luz, albergan a aquellos que no oran ni vigilan.

Nunca abandonaremos ni seremos indiferentes a los gritos que resuenan en el silencio de la noche, y tampoco dejaremos de ayudar a los que imploran por un alivio del alma, en las horas de angustia y desesperación.

Sin embargo, advertimos que todo este caldero de sufrimiento y desesperación que se abate sobre el pueblo terreno es debido a su alejamiento paulatino de la Luz, que ampara y consuela, que es el Maestro Jesús.

Cuando el pueblo decide por la satisfacción momentánea de los instintos; cuando los bienes materiales y temporales son los que traen la felicidad; cuando los pobres y humildes son apenas seres usados en el teatro de la vanidad como vitrina del falso amor al prójimo; no puede, en este momento, el hombre no puede pensar que el Padre lo abandonó, cuando la vida lo llama a la responsabilidad para el cual fue enviado al cuerpo físico, como oportunidad de rescate y regeneración del alma, que ya se inclinaba progresivamente para el estado de bestia, tornándose juguete en las manos de los Señores de las Tinieblas.

Haced, hermanos, de este momento, vuestra “travesía del Mar Rojo”, cuando las iniquidades y la indiferencia no os tocarán.

Entonces, intrépidos y confiados de que la Luz os guía, como guerreros, venceréis la más importante batalla de vuestras vidas: la del atraso espiritual y del endurecimiento de vuestras almas.

Sé fiel a la promesa que hicisteis al Cristo en el momento de dolor y desesperación, cuando reencarnaste, de amar, perdonar y progresar.

¡Que la Paz del Maestro esté en vuestras vidas!

 

Cáritas 

GESH - 05/09/2020 - Vigília Jacaraipe, Serra, ES - Brasil




VOLVER A LOS MENSAJES Y DIVULGACIONES
CONTACTO CON NOSOTROS AHORA!
Todos los derechos reservados Extras e Instras | 2017
FBrandão Agência Web