3961

Desenvolver los bienes del alma

03/02/2021

      A+ A-


¡Desde paraje lejanos, venimos a la Tierra!

¡Nosotros os saludamos, humanidad!

Hermanos, estamos aquí para ayudarlos a transponer las barreras de vuestra dimensión grosera, para adentrarles a un plano superior de paz, amor, fraternidad y unión entre los pueblos.

No comprendisteis todavía, hermanos de la Tierra, que la convivencia humana debe ser fraterna y solidaria, para avanzar en el camino del progreso material y espiritual. Vuestros ínfimos progresos científicos y tecnológicos no traerán la paz deseada, no harán desaparecer la discordia, no erradicarán ni el hambre ni la enfermedad.

Los avances en vuestra ciencia y tecnología no traen unidad entre naciones, ni reducen el empobrecimiento de los pueblos. Debéis esforzaros, como colectividad humana, en desenvolver los bienes del alma, atributos divinos únicos que permiten a la humanidad avances preciosos rumbo a la plenitud del ser.

¡Infelizmente, os debatéis dentro de los límites en que estáis insertos, no permitiéndoos mirar más allá de las fronteras materiales, ¡donde la vida palpita, vibrante e intensa!

¡Donde imaginas oscuridad, existe luz y vida!

Donde vuestros aparatos no detectan energía, hay transformación, ¡explosiones de átomos que construyen nuevos mundos!

Vuestra ciencia arcaica no consigue adentrar en lo invisible a vuestro alrededor, pues os negáis a desarrollar la mente, con los recursos extraordinarios del alma.

¡Venimos de lejos, de otros planetas, universos distantes, que vuestros instrumentos no consiguen localizar!

Poseemos tecnología avanzada, que buscáis, con dificultad, desenvolver, no para el progreso de los pueblos, sino para la esclavización de los seres.

Materialización, desmaterialización, viaje en el tiempo, no son todavía merecedores de alcanzar la victoria en estas y en otras investigaciones, porque vuestro atraso moral y espiritual, vuestra resistencia en no seguir tan rudimentarios conocimientos de las Leyes de Dios, impiden vuestro progreso.

¡Hermanos de la Tierra, usamos nuestra tecnología para ayudaros!

Nuestras naves espaciales, por millones, recorren vuestros espacios aéreos sin que vuestros dispositivos consigan detectarnos, si así lo deseamos.

Caminamos con vosotros en las ciudades, en las metrópolis, por entre colectividades humanas, invisibles a vuestros ojos.

Estamos presentes, actuando en vuestro beneficio, neutralizando las descargas nocivas de vuestros pensamientos inferiores y los residuos tóxicos de bombas atómicas que explotan irresponsablemente.

Ayudamos a las criaturas que viven en la pobreza y el abandono, en los países pobres, ignorados por los pueblos ricos, y que están hambrientos, sin recursos materiales e hídricos, que nada poseen. Pero, cuanto más pobre es el ser humano, materialmente hablando, más resignado y entregado a la Justicia de Dios se coloca, estando en posición de recibir, en abundancia, la ayuda amigo de las Esferas de Luz, enviado por el Divino Gobernador de la Tierra, Jesús.

Al cerrar el “ciclo de expiaciones y pruebas” en este período turbulento de la Transición Planetaria, aún más la soberbia, orgullo y el egoísmo toman vuestros corazones y mentes.

Las guerras se diseminan por todo el Orbe, como fuego en rastrillo de pólvora, incendiando los corazones empobrecidos de la fe, dominando los débiles de espíritu, masacrando a los marginados en la animalidad y en los vicios.

Hermanos de la Tierra, miren para los Cielos, porque estamos flotando sobre ustedes, aguardando la Orden para la evacuación de la Tierra.

¡Vuestras acciones perversas atraen dolores y sufrimientos para vosotros!

La Tierra se mueve para expulsar a los agresores y en su movimiento provoca el desplazamiento de las placas que constituyen su cuerpo físico, provocando las catástrofes naturales que abatirán vuestro orgullo.

¡No somos vuestros jueces! Somos vuestros amigos, hermanos mayores y aquí nos encontramos, en nombre de Jesús, Sublime Gobernador de la Tierra, para vuestro auxilio.

Creyendo o no en nuestra presencia, aquí estamos cumpliendo órdenes superiores de Seres de Jerarquías Elevadas que conducen vuestros destinos.

Despertad, hermanos, porque el tiempo de la expiación se aproxima a su fin y, antes del fin, la Tierra será lavada y los cuerpos abatidos de los obstinados en el error servirán como fertilizante para el florecimiento de la Nueva Era.

Que Jesús os bendiga e ilumine vuestros corazones, para que podáis renunciar a los apegos materiales y vuestro desprender, construyendo un nuevo Ser, lleno de virtudes, de Amor y Luz.

Comando Alfa y Omega, siempre al servicio de Jesús.

 

Comandos Alfa y Omega

GESH - 12/11/2020 - Psicofonía - Vitoria, ES - Brasil




VOLVER A LOS MENSAJES Y DIVULGACIONES
CONTACTO CON NOSOTROS AHORA!
Todos los derechos reservados Extras e Instras | 2017
FBrandão Agência Web